El uso de camión canasta es una herramienta fundamental durante las operaciones de reparación, mantenimiento, montaje e inspección de fachadas, en zonas a grandes alturas y de difícil acceso, ya que mejora la productividad, seguridad y eficiencia de los trabajadores. Tanto para los usuarios como los operarios, el camión canasta constituye la forma más segura de realizar tareas de desplazamientos de cargas en alturas.

Para mantener dichos estándares de seguridad, según el nuevo estatuto ANSI A92.22 – 2018, el operario debe establecer antes iniciar una labor, un plan de trabajo seguro que evalúe los riesgos y peligros asociados al lugar de trabajo (agujeros, descensos cubiertos por agua o lodo, inclinaciones, registros o tapas de alcantarillas, escombros y resistencia del suelo) y entorno (en espacios cerrados evaluar el tamaño apropiado del camión canasta, obstrucciones aéreas, cableados eléctricos, factores ambientales o zonas de alto tráfico), para así crear medidas preventivas y reducir el riesgo de accidentalidad. 

Para elegir la plataforma elevadora ideal es necesario tener en cuenta aspecto básicos como las condiciones del entorno, obstáculos en los diferentes rangos de altura, capacidad de carga, altura de trabajo requerida, acessos, lugar de carga y descarga; con el objetivo de establecer entre plataformas móviles o inmóviles, las plataformas unipersonales, plataformas de tijera, plataformas de tipo brazo montado sobre oruga, plataformas de tipo brazo articulado o telescópico, bien sea eléctricos o de combustión. 

Tipos de camión canasta 

Como se ha expresado anteriormente en otros post, existen plataformas montadas sobre camión que difieren en función del peso del camión, en: 

Plataforma montada sobre camión ligero:

Son equipos de bajo peso, aproximadamente 3.5 t, diseñados con motor de combustión Diésel que garantiza un rendimiento y economía durante el trabajo en alturas. Esta línea de equipos presenta un desplazamiento máximo horizontal entre 6 y 14 metros y capacidad de carga entre 225 y 250 Kg. 

Son plataformas muy prácticas y versátiles, ya que no requieren de transporte adicional para su operación. Además, están diseñadas con un sensor de inclinación que limita la elevación frente a una operación insegura. 

Plataforma montada sobre camión pesado:

Son equipos considerablemente pesados, de alcance desde 32 hasta 62 metros. Esta línea de equipos está diseñada con canastas de 2400 mm extensibles hasta 3600 mm y control de operaciones que puede ejecutarse desde la canasta y en cabina (tierra). Los alcances de este tipo de plataformas tanto verticales como horizontales alcanzan hasta 35 m, por debajo del piso hasta de 13 m tienen y capacidad hasta de 4 operadores con herramienta (400 kg). Además, son equipos completamente prácticos, con dimensiones compactas que cumplen con normatividad europea y OSHAS, y cuentan con JIB PLUS que garantizan la seguridad a la hora de operar en alturas. 

Otras plataformas elevadoras que podrían interesarte 

Plataformas tipo brazo montado sobre orugas:

Estas plataformas permiten el acceso a zonas consideradas inaccesibles por el tamaño y peso de las plataformas tradicionales. Se caracterizan principalmente por su tamaño compacto y un sistema de brazo articulado que les facilita esquivar obstáculos en altura, el ingreso a puertas y lugares estrechos. Uno de los  principales atractivos de este equipo, es su sistema dual de alimentación dotado con un pequeño motor Diesel o gasolina, que permite operar en áreas exteriores durante extensas jornadas de trabajo.

Para las operaciones en espacios interiores, este equipo puede ser utilizado con el motor eléctrico 110/220 V, diseñado para evitar la liberación de emisiones nocivas que puedan alterar el entorno de su actividad. Por otro lado, el sistema de estabilización de este tipo de plataformas, brinda al equipo la facilidad de ubicarse en posiciones de trabajo complejas donde la compactación del suelo no es estable y es incapaz de soportar el peso de un equipo de varias toneladas.

Plataforma tipo brazo articulados:

Esta línea de plataforma elevadora permite grandes desplazamientos laterales y giros de hasta 360° continuos o no continuos, mediante el brazo articulado (unión de dos brazos). Además, el brazo articulado puede desplazarse pudiendo salvar obstáculos que estén por debajo del área de trabajo. Estos equipos son ideales para tareas de mantenimiento e instalaciones eléctricas, trabajos de limpieza, pintura de fachadas, mantenimiento de aeronaves, reparaciones en viviendas, montadores de estructuras.

Plataforma tipo brazo telescópico:

Consiste en un sistema de brazos accionados donde entran unos dentro de otros. Dentro de las plataformas elevadoras, el tipo de brazo telescópico es la de mayor alcance ya que permiten desplazamientos laterales superiores en relación a los brazos articulados. Son equipos que por su peso, garantizan la estabilidad del equipo y contrarrestar así el efecto palanca que se genera al extender los brazos accionados. Esta línea de plataformas son ideales para montador estructuras (siempre y cuando no hayan obstáculos directos), trabajos en fachadas, mantenimiento de aeronaves, mantenimiento de cascos de los barcos. Además son muy útiles en el mantenimiento y reparación de vías públicas ya que al elevar el equipo, no sobresalen los brazos debajo del área de trabajo.

Si su proyecto consiste en la reparación, mantenimiento, montaje e inspección de viviendas, y requiere de una plataforma elevadora, el camión canasta es la solución. Para conocer más detalles sobre el alquiler o compra de dichas plataformas, lo invitamos a ingresar a nuestra página web: www.aerorental.com.co

Recent Posts